miércoles, 15 de mayo de 2013

Cumplir tu sueño

Ha llegado el día. En cuarenta y ocho minutos por fin vamos a vernos. En cuarenta y ocho minutos por fin voy a quedar para siempre en tu corazón. En cuarenta y ocho minutos por fin vas a saber cuánto significás para mí.  
Hoy falté al colegio para preparar hasta el último detalle. Me desperté a las siete de la mañana, me bañé y me vestí con la camisa, el jean, los zapatos y hasta las medias y el calzoncillo que usé en aquel cumpleaños en el que bailamos un tema y en el que me dijiste ¿qué te pasó que hoy te vestiste bien? Me perfumé con CK One, que sé que te derrite, y salí a comprarte un ramo de rosas teñidas de celeste. Después volví, escribí la carta que voy a darte en unos instantes y salí. Pasé por la farmacia y enfilé para el punto de encuentro que acordaste conmigo sin saberlo.  
Sos siempre la primera en salir de la escuela. Es parte de la construcción que has ido haciendo de tu carisma. Falta un minuto para que suene el timbre, siempre tan exacto, y un minuto y veinte segundos para que salgás. Cuarenta y cinco segundos, treinta, quince. Saco la jeringa. Con pericia casi profesional me incrusto la aguja en la vena del brazo y me meto veinte milímetros cúbicos de aire. Ahí venís. Ya oigo tu voz. En el diario íntimo que robé la semana pasada de tu mochila escribiste que tu sueño es encontrarte un día a la salida del colegio con un chico que lleve una carta de amor para vos en una mano y un ramo de rosas celestes en la otra y que, delante de todo el mundo, caiga muerto de amor a tus pies.

16 comentarios:

  1. Wow!! Eso es amor... Pero, por favor, que a mí no me amen así. Muy bueno Leo, me encantó.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yashira!
      Y... sí, los amantes literales no son una buena opción.
      :)
      Saludos.

      Eliminar
  2. Muy bueno, Leo. Hay que tener cuidado con desear con metáforas, porque se pueden cumplir literalmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sara!
      Es cierto: hay que cuidar mucho las palabras, hasta cuando se desea.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. Excelente micro!
    encontré tu blog cuando invitaste a pasar por aquí, en el face de revista digital minatura.
    te invito a pasar por el mio
    www.elblogdeescarcha.blogspot.com

    SALUDOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Diana. Bienvenida por acá!
      Gracias por lo de la micro.
      Ahora mismo me doy una vuelta por tu blog.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Excelente!! Me encantó!! Lo lei en el diario de hoy y quise pasar a leer mas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yeye. Bienvenida por acá!
      Muchas gracias por interesarte, pasar y comentar.
      Saludos!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias, Cande!
      Y bienvenida por acá.
      Saludos!

      Eliminar
  6. Excelente el ritmo y la tensión, hasta el final -sorprendente a pesar de todo. Se lee con ansia.
    Me ha gustado mucho. Abrazos, Leo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Susana!
      Qué bueno que te haya gustado tanto. Está bueno que lo que uno hace pueda gustarle a lectores entrenados como vos.
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Ey, Flor, qué bueno verte por acá!!
      Y... la lima hace sus efectos... jejeje.
      Gracias por pasar y comentar.
      Va un abrazote!

      Eliminar
  8. Leo, qué bueno lo que estás haciendo, querido! Esta tarde tengo taller de escritura aquí en Bogotá y te voy a presentar, orgulloso te voy a presentar. Abrazo grande y a no aflojarle

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Facu!
      Qué lindo lo que me contás, che! Qué bueno que te guste lo que hago y que lo hayas presentado en tu taller. Contame cómo te fue!
      Va un abrazo grande.

      Eliminar