martes, 17 de marzo de 2015

Ad aeternum

Por sus crímenes aberrantes, fue condenado a prisión perpetua. Años después, falleció en su celda.  
Cuando resucitó, los barrotes seguían allí.

2 comentarios:

  1. Los barrotes Leonardo siempre los llevo toda su vida con én ni en su muerte se los pudo quitar

    Hac sido un placer leerte

    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Victoria!
      Y bienvenida por acá.
      Saludos!

      Eliminar