sábado, 16 de septiembre de 2017

Materia prima

Todos los días, arrojaba una botella al mar, siempre con un deseo distinto: una vez era un lomo, otra una docena de empanadas, otra una milanesa con papas fritas…  
Y un día el deseo se le cumplió: en una canoa, un delivery le trajo su vianda. O lo necesario para su vianda. El canoero era un gordo tierno, de carne muy sabrosa.

2 comentarios: