sábado, 15 de septiembre de 2018

Sobreviviente

Mi padre era un jugador empedernido y así me crio. Me enseñó a jugar a la ruleta siendo yo muy chico. Me regaló una que era pequeña, para que mis amigos y yo pudiéramos manipularla fácilmente, pero que disparaba las mismas balas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario