viernes, 16 de mayo de 2014

El horror en las siestas

Era desgarrador oír cómo les pegaban a esos niños. Era insufrible despertarse de la siesta oyendo los cachetazos y los gritos. Más terrible aún era la angustia de no saber qué hacer para que la situación se solucionara: si hablar con mi vecino e intentar convencerlo por las buenas o recurrir directamente a la policía. Por otra parte, ante cualquiera de las dos alternativas, temía por mi integridad: si era así de violento con sus hijos, por qué no iba a serlo con su vecino, mucho más viejo y menos vigoroso que él.  
Al fin, tomé coraje y hablé con el hombre. Él entendió mi planteo y hasta se mostró agradecido de que hubiera ido a hablarle, de que le hubiera mostrado alternativas que él no consideraba hasta el momento.  
Ahora me siento en paz: desde aquel día en que conversamos, mi vecino ya no les pega a sus hijos en las siestas, sino por las mañanas, mientras yo trabajo. Y, según me ha comentado mi esposa, cuando lo hace pone la música tan fuerte que casi ni se oye el lío.

8 comentarios:

  1. Temía que no podía acabar bien este asunto...

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno haber podido generar esa sensación en pocas líneas. Quiere decir que funcionó lo planeado.
      Gracias por pasar y comentar, David.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. El horror de las siestas se convierte en horror matutino (¡Pobres niños!). Y en cuanto al vecino, una no sabe qué pensar; si merece felicitación por la iniciativa o repudio por gozar de esa paz tan bien ganada...

    Como sea, me gustó mucho, Leo. Te felicito.

    Cariños,
    Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariángeles! Me alegra que te haya gustado.
      Parece ser un texto que moviliza la marea emocional y eso me gusta.
      Bueno, nos seguimos leyendo.
      Abrazo!

      Eliminar
  3. Excelente!!
    Me horroricé con una sonrisa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marina!
      Y bienvenida por acá.
      Me encanta saber que un texto mío mueve sensaciones encontradas en un lector (lectora, por supuesto, en este caso).
      Gracias por comentar. Saludos!

      Eliminar
  4. Excelente Leonardo, primero te creí y luego me reí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Genial que te haya pasado eso.
      Muchas gracias, Ada!

      Eliminar